lunes, 27 de diciembre de 2010

La Década Prodigiosa (2)

No tengo la más mínima idea de lo que pasará de aquí al Viernes, así que menos todavía a partir del Sábado. Lo que tengo claro es que quiero ver el vaso medio lleno...
Hace dos posts reflejé lo que la década dejó en mi memoria, esto lo hice a un nivel macro, impersonal y además con grandes lagunas (como aquella funesta mañana en que Atocha se tiño de negro). Hoy, el diario El Mundo ha realizado el mismo ejercicio a través de una selección de cincuenta fotografías de indudable calidad aunque bastante desasogegantes en su  mayoría. Me he dado cuenta repasando estos documentos de las omisiones que voluntaria o involutariamente cometí, pienso que en gran medida se debió al Síndrome de Memoria Selectiva que para bien o para mal padezco aunque también creo que la elección de fotos para ilustrar una década se puede realizar desde distintos prismas. Por supuesto, no es necesario caer en el optimismo antropológico que alguien defendía hasta hace poco, tampoco quiero que nadie me acuse de buenismo, pero es verdad que hay muchos documentos gráficos que transmiten buen rollo y fe en el ser humano que en este y otros casos no han sido ni serán reflejados.

REVOLUCIÓN
                                                                                                                
CONQUISTA DEL VIENTO (Dedicado a Jumanji)
EDURNE Y EL CIELO
VICENTE Y EL AMOR






























 Yo, contra-parafraseando a un entrenador de cuyo nombre no puedo acordarme, intentaré ser "siempre positivo" aunque suene utópico y de este tiempo me quedaré con los instantes que espero no se borren de mi cerebelo, córtex temporal, lóbulo frontal o dónde demonios se encuentren.
Los grandes hitos de mi micro-cosmos son difícilmente superables, encontrar el gran amor, una compañera de viaje que todavía me ayuda a crecer como persona, dos hijos que me siguen haciendo reir en cualquier situación, disfrutar de mis amigos y familia compartiendo acontecimientos muy felices y encontrar una ocupación y aficiones que aún hoy me llenan. Una década trabajando, viajando, casando, riendo y viviendo...
Sigo sin saber lo que ocurrirá pero espero que todos los buenos podáis encontrar motivos para mantener una sonrisa infinita, yo mientras tanto seguiré aquí soñando porque los sueños, sueños son...

                                             LA RISA

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Todo sigue "e-gual"

Ayer se paralizó en el congreso la ley antes conocida como Sinde. Queda meridiamente claro que tanto la forma en que se gestó la misma como el proceso de votación en el congreso fue un auténtico galimatías que con filtraciones de Wikileaks incluidas - larga vida a Assange - ha provocado a la postre que se pervierta el espíritu de esta iniciativa.
Creo firmemente en el ordenamiento jurídico y legislativo del que nos hemos dotado, con sus virtudes y defectos, por lo tanto he de concluir, confiando en el buen hacer de sus señorías, que efectivamente con este proyecto no se hacía justicia ni se solucionaba el conflicto existente entre derechos intelectuales e industriales y libertades individuales de los usuarios.
Sin embargo, sospecho que sin duda el debate seguirá candente y nos dará más capítulos durante los próximos años, además, siguiendo la tónica utópica que caracteriza a este Blog, confío en que antes o después se conseguirá construir una norma que conjugue la protección necesaria a los creadores, autores y productores en el ejercicio de su profesión con el libre acceso a la cultura y la información que todos nos merecemos y que por otro lado garantizan todas las constituciones de los países democráticos. En todo caso no podemos pretender que las productoras audiovisuales, por ejemplo, se conviertan en entidades sin ánimo de lucro en las cuales trabajen guionistas como voluntarios.
Sea como sea, quiero abogar por la moderación y el espíritu reflexivo, debemos evitar el insulto (Alejandro Sanz, como compositor de reconocido prestigio internacional o sólo como individuo tenía derecho a expresar su opinión), alejarnos de posiciones partidistas que conviertan esta sana polémica en un Madrid-Barça y así conseguir entre todos llegar a un punto de encuentro común.
He podido discutir constructivamente con amigos estos días y leer argumentaciones a favor y en contra muy armadas y didácticas, para evitar posibles críticas quiero aclarar que todos los enlaces que ilustran esta y otras entradas tienen el objeto de informar al lector y que además, como se puede apreciar por la ausencia de publicidad no existe ánimo de lucro alguno, quizás esta sea la diferencia clave entre vulnerar o no la propiedad intelectual e industrial de otros.
Para concluir, reproduzco a continuación un extracto de unos comentarios vertidos en el diario El País, se trata de la respuesta de Turbutopía a un ciudadano que desde mi punto de vista utiliza la descalificación para sostener su posición:

jose antonio - 22-12-2010 - 11:34:33h
A los pocos que aun defienden aqui esa absurda ley les digo algo que es el punto de partida de todo: descarghar archivos de internet NO es ningun delito, preguntad a un juez, a un abogado. Gobierno e intereses economicos mafiosos quieren hacer creer como verdad algo falso a base de repetirlo muchas veces, cosas que SI son delito: los monopolios, el agiotismo, la presion mafiosa, lo que hacen precisamente quienes quieren ostentarse como los buenos de esta pelicula. En cuanto a hablar de la "industria" ¿de que estamos hablando? ¿de los artistas como Sanz que tributan fuera de españa para ahorrarse impuestos? ¿de las distribuidoras multimillonarias? ¿de la segae que se reparte a si misma millones de su patente de corso?. Que los mafiosos defiendan lo indefendible es normal pero que lo haga algun trasnochado aqui indica muy poca cultura y muy poca inteligencia.
 

Hola Jose Antonio (32),
Poca cultura la tuya que utilizas cultismos sin ningún criterio, verás, el término "agiotismo" no existe, en todo caso si te refieres al hecho delictivo de cometer agio deberías hablar de agiotaje, además sería bueno que revisases la norma de uso de las tildes. No te preocupes que estos consejos te los ofrezco gratis... Gratis, como se accede a gran cantidad de contenidos audiovisuales y literarios que requieren de un enorme esfuerzo creativo y económico. Está claro que el planteamiento de la ley ha sido erróneo y quiero pensar que por eso se ha rechazado en el congreso y no por otros intereses políticos (yo soy de esos que aún cree en el funcionamiento de las instituciones democráticas de las que nos hemos dotado). En cualquier caso, más pronto que tarde habrá que retomar el tema y llegar a un punto intermedio en el que se proteja a productores y creadores sin menoscabar los derechos fundamentales de los usuarios. Gracias de antemano a los moderados por reflexionar al respecto.
PD: Estimado José Antonio, como veo que te encanta el "pirateo", me voy a permitir reproducir tu comentario en mi Blog


Sirva como ejemplo de lo que no se debe hacer ante este asunto, incluso reconozco cierta desmesura en mi réplica, en cualquier caso el moderador de El País ha retirado ambos con buen criterio.
Nos vemos en la red.

martes, 14 de diciembre de 2010

La Década Prodigiosa

Llega el 2011 y yo con estos pelos. Se nos fue una década en la que a pesar de no haber conquistado el espacio en una fabulosa Odisea ni conseguido desarrollar patines voladores sí se produjeron los suficientes cambios como para consolidar la idea de que esta época vivida ha supuesto un vuelco en el Mundo que conocíamos. No sería de extrañar que los futuros historiadores nonatos bautizaran esta era como la Tercera Revolución Industrial y Social.
El planeta no se apagó el último minuto del siglo pasado e incrementó su velocidad de rotación día tras día proporcionalmente al ritmo en que se compartía la información. En diez años, algunos hemos pasado de jurar que nunca tendríamos un teléfono móvil a estar permanentemente conectados desde cualquier lugar a través de “smartphones”, redes sociales, tabletas, videoconferencias y otros aparejos. A la vez que asistíamos ensimismados a la multiplicación de canales y pantallas, a la exposición pública de las miserias humanas desde el encierro en libertad vigilada de doce personas con ansias de fama y a la “democratización” de la música y otras artes, se producían múltiples cambios rápidos, constantes y prodigiosos que definen a cualquier proceso revolucionario.
Hemos visto como los Estados Unidos dejaban de ser inexpugnables, el perfil de Nueva York cambiaba para siempre y recientemente los secretos mejor guardados salían a la luz. Al mismo tiempo hemos presenciado la investidura del primer presidente afroamericano (en todo el continente por cierto), el surgimiento de un nuevo enemigo global invisible, el cambio de rumbo regresivo de una iglesia milenaria marcado por el fallecimiento de un Papa y entronización del nuevo, el enraizamiento definitivo de una nueva potencia que paradójicamente no termina de abandonar el comunismo, y la parálisis de una vieja Europa que no ha sabido aprovechar sus oportunidades.
En paralelo, agonizaba un sistema financiero y productivo neo-liberal cuyo hundimiento todavía promete traer sinsabores, se normalizaban jurídicamente las parejas homosexuales, el fortalecimiento global de la lengua española era una realidad (con recuperación del Nobel incluida) y las pandemias inexistentes nos amenazaban. También, gracias a la ciencia (que no a Dios) se presentaba en sociedad el Genóma Humano, se aseguraba parte de nuestro futuro clonando cientos de especies, transgenizando alimentos y trasplantando rostros u otros órganos inimaginables.
Mientras tanto nacían, se reproducían y por fin degeneraban, movimientos tan insólitos como el anti-globalización que usaba internet para reunirse o promocionarse y bebía de un antiguo Socialismo Utópico – movimiento que sin duda inspira este blog aunque sólo sea filosóficamente – que sustentó a la postre una Internacional Socialista (¿Alguien me explicará algún día cómo se puede ser internacionalista y anti-internacionalista a la vez?). Por no olvidar a los anti cambio climático (no tienen nombre), un grupo de negacionistas liderados por funestos dirigentes guerrilleros, que cual Göebels del siglo XXI, pensaban que repitiendo muchas veces una mentira se convertiría en real. A estos, afortunadamente les ha bastado un lustro para echar el cierre y cambiar drásticamente sus posición ideoilógica (no es una errata) con el patrocinio de lobbies energéticos.
Sin embargo, como ocurre a menudo, las revoluciones no se viven igual en todos los sitios, sucede que hay lugares que desgraciadamente permanecen inmutables al cambio. Dos tercios de la población mundial habita el llamado Trópico de Cáncer que atraviesa territorios inhóspitos como el Sahara o fértiles y “desconectados” como Birmanía que acogen a irreductibles grupos de refugiados y seres humanos que desde la lejanía siguen luchando únicamente por la libertad y el pan. Sin olvidar a una Palestina irresoluta, al conjunto del continente Africano, masacrado por guerras fratricidas y hambrunas, a una Corea del Norte, dónde a pesar de sus kilómetros de costa nadie ha “navegado” o Haiti, que como a diario nos recuerda el incansable Forges, sigue existiendo.
No me puedo siquiera imaginar qué nos deparará el futuro, pero quizás el verdadero reto sea la definitiva universalización del cambio y puedan participar del mismo los más de cinco mil millones de personas que de haberse enterado, no lo pueden disfrutar… Ojalá en 2020 estemos aquí para contarlo pero me temo que hay utopías todavía inalcanzables y que nuestros coches volarán cual DeLorean mientras otros tardan un día en conseguir agua potable. ¡Pero qué coño, igual España gana otro Mundial!

jueves, 9 de diciembre de 2010

Insignificancia

En el aniversario de la muerte de Lennon, desenfocado por el mundo que nos ha tocado vivir y horrorizado por la capacidad que tiene el hombre (y algunos controladores aéreos) para sembrar el caos, me pregunto si realmente "La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes" . Entonces accedo al discurso completo que Vargas Llosa ha pronunciado en la ceremonia de entrega de los Nobel y mientras lo leo soy plenamente consciente de que este momento formará parte de mi existencia. ¿Cómo es posible decir tantas cosas con tan pocas frases?
Párrafo a párrafo, procuro disfrutar del momento a la vez que soy consciente de mi propia insignificancia. Aunque probablemente esta sensación se deba a una  trayectoria vital aún corta, no puedo evitar preguntarme si algún día seré capaz de sintetizar el conjunto de lo vivido y observado con la distancia del tiempo pero también con la sensación de haber sido capaz de dirigir mis pasos guiado por la honestidad y el compromiso. Es difícil no sentirse pequeño ante la clarividencia de un sabio pero es fantástico sentir cómo se adquiere cordura por el simple hecho de advertir conscientemente nuestros propios límites. Me pregunto cada día si en estos tiempos de atocinamiento adocenamiento político, algún líder o neo-caudillo de los que abundan en el panorama internacional dispondrán de algún momento a lo largo del día para preguntarse alguna cosa, aunque me temo que estando tan inmersos en su papel de salvadores con ínfulas divinas no les quedará tiempo para la introspección, reflexión y autocrítica. Quiero pensar que este es el motivo principal que impidió el triunfo político a nuestro autor en su Perú natal, momento al que por cierto hace referencia. Parece que la serenidad de un hombre cabal es incompatible con el liderazgo de las masas aunque también cabe la posibilidad, más aterradora e inquietante, de que a las masas nos excite que nos dirijan "profesionales" de la política desconectados de la realidad mundana. Para muchos siempre será más fácil tener un jefe o representante necio al que criticar que tener uno docto y prudente del que aprender.
Espero sinceramente que muchos encuentren en el texto de Mario Vargas Llosa la lucidez, inspiración, esperanza y fe en el ser humano que yo he hallado. También me permito pedirle a toda aquella "izquierda" que se haya sentido traicionada y abandonada en los últimos tiempos por el autor, que abandone su posición sectario-partidista y sucumba ante su sensatez. Creo haber recuperado el foco perdido sin comprar ningún ensayo de auto-ayuda, este alegato nos lo han dado gratis y este blogger empezará el año conversando en la catedral.
¡GRACIAS!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sin hambre

Hoy es 1 de Diciembre del año 2010 y está a punto de llegar a su fin la primera década del Siglo XXI.
Hoy, mis hijos griposos y febriles, casi no han querido comer, por supuesto esto me preocupa aunque sé que se solucionará probablemente mañana o pasado.
Hoy, he decidido repasar la prensa internacional y no he encontrado ninguna noticia relacionada con el hambre en el mundo.
Hoy, más de MIL Millones de personas en la Tierra quizás no puedan alimentarse.
Hoy, no he encontrado ningún documento de los filtrados por Wikileaks en el que la "diplomacia" norte-americana inste a ningún gobierno a luchar contra la hambruna de su país.
Hoy, no hay Gripe A, pero fallecerán con toda probabilidad ochenta mil personas por causas directamente relacionadas con la desnutrición.
Hoy, la asociación de padres que vela por el bienestar de mis hijos en el colegio me ha informado de que se cambiará el proveedor de carne que provee la cantina de los alumnos y se vigilará para que los alimentos calientes se tapen con una campana para no perder temperatura.
Hoy, treinta mil niños de nuestro planeta no podrán seguir descubriendo, jugando y viviendo...
Pero no debemos ser pesimistas, porque "mañana" será 1 de Enero del año 2011, comenzará una nueva era y ya no nos veremos obligados a respirar el humo del tabaco en los locales públicos lo que sin duda era un problema de salud pública de gran relevancia.

viernes, 26 de noviembre de 2010

El Elogio de Héctor


Tras un mes sin nada que decir aunque francamente agotado por el pesimismo que nos atenaza, las demostraciones de fuerza en territorios desérticos poblados por gentes que tienen menos que nada, los bombardeos en mares lejanos, el hundimiento de países cercanos (aconsejo acercarse a "Dubliners" de James Joyce que adquiere hoy una contemporaneidad que asombra) y la absoluta mediocridad del poder político, hoy me limitaré a reproducir integramente un texto de Héctor Abad Falciolince que creo es idóneo para contrarrestar a los Dragós y Sostreses de nuestro mundo.
(Gracias Pablo por enviarme este fantástico documento)

"ELOGIO A LA MUJER BRAVA"
Para quien no lo sepa, Héctor Abad nació en Colombia en 1958 y se recibió en Literatura moderna en Italia. Regresa a Colombia en 1987 cuando un grupo paramilitar asesina a su padre (médico defensor de derechos humanos y fundador de la que ahora es la facultad de medicina), pero vuelve a Italia por amenazas recibidas. Regresa en 1993, aproximadamente, y en la actualidad reside en Bogotá.
Elogio a la mujer brava
Por Héctor Abad

Estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas.
A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido.
Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viejas, traumadas, solteronas, amargadas, marimachas, etc. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.
La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo y se quedan a medias).
A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan y sólo se desnudan si les da la gana.
Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.
Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio.
Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.
Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.
Los varones machistas, somos animalitos todavía y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas.. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes
y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza. Esas mujeres nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.
¡Vamos hombres, por esas mujeres bravas!
Oro por que mis 2 hijas sean de éste maravilloso grupo y encuentren hombres que sepan apreciar a esta clase de nuevas mujeres !!!

jueves, 28 de octubre de 2010

Las noches blancas


En su vigésimosegunda edición la RAE define ASCO cómo: "Impresión desagradable causada por algo que repugna". Por otro lado "ser un asco" nos añade algunos matices, ya que significa ser MUY indecoroso y despreciable.
Hoy no tengo mucho más que decir excepto que esta acepción resume perfectamente lo que nos produce el ciudadano Dragó y describe al personaje en sí mismo.
Le agradecemos profundamente a la Academia habernos iluminado y ayudado a ilustrar a tan mediático personaje. También aprovechamos para mostrar nuestra eterna gratitud a tan excelsa institución por no haber aceptado nunca entre sus miembros al celebérrimo panfletista a pesar de su treintena de publicaciones a lo largo de los últimos cuarenta años, los sillones que rigen nuestra hermosa lengua deben siempre permanecer pulcros.
Por último queremos desde este foro felicitar a Wikipedia por estar siempre a la última y haber ya añadido en su segundo capítulo
del currículum (por delante de su obra) las aficiones de FSD.
Nosotros seguiremos durmiendo a pierna suelta y deseamos que si existe el remordimiento, él siga pasando "Las noches blancas".

miércoles, 20 de octubre de 2010

Virando: empopada a 2012

Un buen día arranqué este blog con esta entrada que analizaba un cambio de gobierno que se había producido por esas fechas. Tiempo después observé que había desaparecido el texto aunque seguía visible en mi escritorio, al no conseguir restablecerlo decidí leerlo de nuevo y me pareció oporturno eliminarlo definitivamente pero conservando el Título y la foto ya que desde esa entrada primigenía lo que realmente ha virado es el objetivo y espíritu del Blog. 
Sigo sin entender realmente lo ocurrido, quizás algún duende cibernético, demostrando un criterio muy cabal decidiese que ese contenido no se adecuaba al contexto global de este sitio. 
Como ocurre muchas veces en la vida, un hecho casual nos ayuda a reflexionar y mejorar. Conservaré esto para no perder el norte en el futuro.