lunes, 27 de diciembre de 2010

La Década Prodigiosa (2)

No tengo la más mínima idea de lo que pasará de aquí al Viernes, así que menos todavía a partir del Sábado. Lo que tengo claro es que quiero ver el vaso medio lleno...
Hace dos posts reflejé lo que la década dejó en mi memoria, esto lo hice a un nivel macro, impersonal y además con grandes lagunas (como aquella funesta mañana en que Atocha se tiño de negro). Hoy, el diario El Mundo ha realizado el mismo ejercicio a través de una selección de cincuenta fotografías de indudable calidad aunque bastante desasogegantes en su  mayoría. Me he dado cuenta repasando estos documentos de las omisiones que voluntaria o involutariamente cometí, pienso que en gran medida se debió al Síndrome de Memoria Selectiva que para bien o para mal padezco aunque también creo que la elección de fotos para ilustrar una década se puede realizar desde distintos prismas. Por supuesto, no es necesario caer en el optimismo antropológico que alguien defendía hasta hace poco, tampoco quiero que nadie me acuse de buenismo, pero es verdad que hay muchos documentos gráficos que transmiten buen rollo y fe en el ser humano que en este y otros casos no han sido ni serán reflejados.

REVOLUCIÓN
                                                                                                                
CONQUISTA DEL VIENTO (Dedicado a Jumanji)
EDURNE Y EL CIELO
VICENTE Y EL AMOR






























 Yo, contra-parafraseando a un entrenador de cuyo nombre no puedo acordarme, intentaré ser "siempre positivo" aunque suene utópico y de este tiempo me quedaré con los instantes que espero no se borren de mi cerebelo, córtex temporal, lóbulo frontal o dónde demonios se encuentren.
Los grandes hitos de mi micro-cosmos son difícilmente superables, encontrar el gran amor, una compañera de viaje que todavía me ayuda a crecer como persona, dos hijos que me siguen haciendo reir en cualquier situación, disfrutar de mis amigos y familia compartiendo acontecimientos muy felices y encontrar una ocupación y aficiones que aún hoy me llenan. Una década trabajando, viajando, casando, riendo y viviendo...
Sigo sin saber lo que ocurrirá pero espero que todos los buenos podáis encontrar motivos para mantener una sonrisa infinita, yo mientras tanto seguiré aquí soñando porque los sueños, sueños son...

                                             LA RISA
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario