martes, 31 de mayo de 2011

Días de vino y rosas

Paris, Mai 1968
¡Qué Mayo!
No es frecuente que sucedan tantos acontecimientos en un sólo mes, hay años que por entero no acaparan ni la mitad de hechos noticiosos. Un mes de luces y sombras, de vino y rosas.
Mucho vino agridulce por las calles de Nueva York el día que ejecutaron al más buscado, espumoso para celebrar victorias deportivas y de muy alta graduación en el balcón genovés para vanagloriarse "a la futbolera" de ser los más votados en un país hastiado de política.
Rosas para despedir a las víctimas de un improbable terremoto en Lorca, flores para luchar contra la brutalidad policial en las acampadas catalanas.
Mucho vino caro y retrogusto avinagrado para el indecente director del FMI aunque florecimiento en ciernes de la rosa francesa al prescindir de un nocivo liderazgo neo-liberal.
Poco queda del sorprendente germinar de la flor revolucionaria en los países del sur que parece fenecer bajo las balas sin poder escapar a unas guerras civiles de imprevisible resultado y vergonzante olvido.
Contrasta el brote libre y democrático de las protestas indignadas con el marchitar de la rosa del proyecto socialista que sólo podrá volver a florecer la próxima primavera con una reforma profunda de su identidad social y propuestas de regeneración democrática.
Esto es todo lo que puedo turbutopiar hoy, así finquito un mes de agotamiento extremo e infoxicación constante en el que todos parecemos tener la piedra filosofal de la razón absoluta y sin embargo lo único que tenemos es un subidón de adrenalina ególatra por lo que ha supuesto para nuestros blogs y seguimientos tuiteros.
Necesito tomarme una vacaciones de mi mismo y de algunos gurús, gurúes o guruses que fardan de tener colapsado el servidor con tanta visita.
Pero no lo haré porque las revoluciones son para vivirlas, las tormentas de verano para disfrutarlas y los retos para trabajarlos.
Tanto por decir y tan breve el post, irónico cómo el mundo que nos ha tocado vivir...
Como nuestro Mayo carece de himno, os dejo el que creó Moustaki hace más de cuarenta años (perdón por la publi, no lo encontré sin ella).


SANS LA NOMMER por cleo706

Si él fue capaz de loar su revolución sin nombrarla nosotros debemos ser capaces de mantenerla viva sin eternizar el campamento. Salimos de la redes, propongo volver a ellas, estar vigilantes y reconquistar la calle cada vez que una mala decisión política, una injusticia empresarial o un dislate financiero hagan temblar los cimientos de la nueva sociedad que deseamos construir.
Despidamos este Mayo inolvidable sin perder de vista que debemos esforzarnos en cambiar desde la base, desde lo que tengamos más accesible, empezando por supuesto por nosotros mismos y nuestras actitudes.

1 comentario:

  1. Que por mayo era por mayo, cuando llega la caló. Descansa, que te lo has "ganao".

    ResponderEliminar