jueves, 9 de junio de 2011

L'Italia Svegliata

Un viejo mapa para una nueva Italia
Italia merece esta semana una mención extra porque cuando parecía que la resignación se había instalado, que su democracia ya moraba en el mundo de las utopías y que cuando llegara la reacción sólo habría lugar para recoger sus restos, se produce un punto de giro que lo cambia todo al más puro estilo cinematográfico pero sin Deus est Machina.
Este artículo podría ser un homenaje a Nichi Vendola, a Beppe Grillo, a Giuliano Pisapia, a Luigi de Magistris, a Marco Travaglio o a muchos otros que desde la política, las artes o el periodismo llevan años bramando en el desierto por la libertad, tratados cómo bufones de la corte berlusconiana.
También podría ser una loa a Riccardo Muti, flamante Premio Príncipe de Asturias 2011 y protagonista del vídeo que hoy es objeto fundamental de este blog y no cualquier turbutopiez que yo pueda escribir. Un documento emocionante e inspirador que muestra cómo la cultura siempre será un vehículo revolucionario y cómo cualquiera, en este caso Muti, desde su parcela de influencia, puede desafiar al poder establecido aun en su propia presencia.
Hoy sólo pretendo honrar al conjunto del pueblo italiano, instarle, cómo hace el afamado director de orquesta ante la mirada del agonizante primer ministro, a no callar ante la desvergüenza política, a hacerlo todos juntos, cómo también solicita él, no por una acto de patriotismo si no de libertad. El próximo domingo decidiréis vuestro futuro. La nuclear, el agua y el mismísimo cavaliere están en vuestras manos y desde aquí, no me queda más que desearos buen tino.
Veamos y difundamos este bis de Va Pensiero hasta el final, sin él este post no tiene sentido y nuestro apoyo en estos convulsos momentos favorecerá su éxito.



No hay más que observar el incremento censal de italianos en España (+442% en 10 años) para intuir que muchos huyeron buscando un aire más respirable, quizás cuando regresen encuentren un nuevo país y gobierno, más limpio, más solidario y, si cabe, más orgulloso. No nos engañemos, ni generalicemos porque los pueblos no siempre se merecen a sus gobernantes, ni el Italiano, ni, por cierto, el Alemán, con pepinos o sin ellos.
Antes de terminar, no debo omitir mi profundo agradecimiento a mi gran amigo Pablo y su compañero Alfonso de la UAM que me enviaron esto y provocaron que un día normal se convirtiese en uno excepcional. Tampoco puedo obviar, dedicárselo a Christian, Alexandra, Paolo, Paola, Algerino y otros con quién convivo o he convivido y me han permitido ser testigo de su frustración y sufrimiento.
Forza Italia!

PD: Per gli italiani: Mi scuso per non avere scritto il post in italiano ma le cose che derivano di cuore sono sempre piu facile di esprimere in la nostra lingua. Spero che il widget di traduzione opererà bene. Complimenti Italia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario