lunes, 21 de mayo de 2012

Cien palabras

¿ Buscamos nuevas palabras?
Quise creer que escribir este artículo sería imposible, pensé que requeriría un esfuerzo titánico hallar cien palabras que ilustrasen la pandemia de pesimismo que caracteriza el apocalipsis económico que padecemos. Sin embargo, minusvaloré nuestra capacidad de azuzar el pánico y retroalimentarlo, me bastaron algo más de media hora, cuatro artículos de la sección económica de un diario y un editorial para recopilar las cien palabras que a continuación enuncio.


  1. Acreedores 
  2. Advertencias 
  3. Ahogadas 
  4. Ajustes 
  5. Alarma 
  6. Alarmante 
  7. Amenaza 
  8. Aplacan 
  9. Asfixian 
  10. Asustados 
  11. Atropello 
  12. Austeras 
  13. Austeridad 
  14. Avalar 
  15. Ayuda 
  16. Batallas 
  17. Caída 
  18. Calmar 
  19. Caótico 
  20. Cebó 
  21. Colapso 
  22. Confusión 
  23. Copago 
  24. Corralito 
  25. Coste 
  26. Credibilidad 
  27. Crisis 
  28. Déficit
  29. Desafortunadas 
  30. Desánimo 
  31. Descarnado 
  32. Descolocado 
  33. Desigualdades 
  34. Despido 
  35. Desplome 
  36. Deterioro 
  37. Deuda 
  38. Digerir 
  39. Dolido 
  40. Drama 
  41. Dudas 
  42. Durísimas 
  43. Ejecutar 
  44. Empeorado 
  45. Empeorar 
  46. Especulaciones 
  47. Excepcional 
  48. Fallas 
  49. Financiación 
  50. Frustrado 
  51. Golpe 
  52. Graves 
  53. Histeria 
  54. Hundimiento 
  55. Hundió 
  56. Impopulares 
  57. Improvisado 
  58. Inestabilidad
  59. Insostenible 
  60. Intervención 
  61. Intervenida 
  62. Intervenir 
  63. Inútil 
  64. Liquidez 
  65. Luto 
  66. Mercado 
  67. Miedo 
  68. Negro 
  69. Pánico 
  70. Paro 
  71. Perjudicial 
  72. Perplejo 
  73. Pesar 
  74. Pozo 
  75. Preocupación 
  76. Preocupante 
  77. Presiona 
  78. Problema 
  79. Quiebra 
  80. Recelos 
  81. Recesión 
  82. Recortable 
  83. Recortado 
  84. Recorte 
  85. Recortes 
  86. Remedio 
  87. Rescate
  88. Riesgo 
  89. Rompe 
  90. Ruido 
  91. Salve 
  92. Soga 
  93. Solvencia 
  94. Sufrimiento 
  95. Superados 
  96. Tensión 
  97. Tensiones 
  98. Titubean 
  99. Varapalo
Y de propina, con el número 100, más recortes, palabra repetida a propósito porque si reprodujera las ocasiones en las que la encontré, llenaría por si sola una lista similar a esta. Observarán los lectores más perspicaces que las palabras reforma, estímulo, crecimiento, inversión y desarrollo no hacen acto de presencia en el centálogo del caos y esto no es una licencia de quién suscribe, simplemente no estaban.

Sólo puedo añadir a semejante disparate que no creo que la economía se base en la racionalidad matemática pura ni que esté protegida contra sentimiento o estado anímico alguno como se obcecó el liberalismo recalcitrante en defender. Creo, que muy al contrario, nuestra euforia consumista contagió a los irresponsables gobiernos y mercados que dirigían el planeta llevándonos a todos a un abismo de irracionalidad . Hoy, será nuestro pesimismo, alimentado por la necedad de gobernantes y analistas empeñados en poner fechas que nunca llegan, el que provoque una condena permanente y no revisable a un purgatorio económico en el que ninguno de nuestros esfuerzos obtendrá recompensa porque allí, Benito ni está ni se le espera y además no hay purga milagrosa.

Quizás ha llegado el momento de vetar este lenguaje, buscar motivos para creer y encontrar fuerzas para crecer. Empecemos a caminar y si en el camino nos cargamos un sistema obsoleto, mejor que mejor. ¿Utopía? Sí, pero hoy es lunes, seamos optimistas, ya veremos el viernes con qué nos sorprenden.



PD: Gracias Carmela, fue tu hashtag #stopcenizos el que inspiró este post, de no ser tuyo, házmelo saber para felicitar al creador...

1 comentario:

  1. Toda una radiografía, Álvaro, un diccionario del ánimo que menos mal que tiene un corolario esperanzador. Veremos. Abrazos,

    ResponderEliminar