lunes, 12 de diciembre de 2011

Una declaración personal de hechos humanos

Eleanor Roosevelt diría: ¿Os conformáis con esto?
En el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos quisiera escribir un extenso compendio de los grandes logros de la humanidad desde entonces, pero no lo haré, lo conseguido, logrado está pero quedan tantas utopías por alcanzar que prefiero centrarme en ellas. No trato en ningún caso de restar importancia a la Declaración, manifestar nuestros propósitos es siempre positivo y sólo lo hacemos cuando creemos que éstos son buenos, cuando nuestras intenciones son perversas solemos callarlas salvo que padezcamos alguna enfermedad mental.
Expongo a continuación una declaración personal de hechos humanos para quien, entre la marejada mercantil y económica, todavía esté preocupado por los derechos del hombre.

1. Mil novecientos millones de personas, sometidas al yugo de 40 dictaduras, no son libres ni iguales en dignidad y derechos.
2. Todas estos seres humanos viven ajenos a la Declaración de Derechos Humanos, muchos la desconocen.
3. Treinta y seis conflictos bélicos impiden que la seguridad y la vida de millones de ciudadanos estén garantizadas.
4. Ciento treinta países han denunciado redes de trata de personas, por lo menos doce millones de personas viven esclavizadas. La esclavitud sexual e infantil es difícilmente censable.
5. La tortura sigue siendo una práctica extendida. Legal en algunos países y tolerada en muchas democracias está lejos de erradicarse.
6. Si el derecho a la personalidad jurídica no amparase responsabilidades penales ineludibles y "crímenes medioambientales de lesa humanidad" sería perfecto.
7. Para que seamos todos iguales ante la ley, la ley habría de ser igual por doquier, cosa que no sucede.
8. Centenas de tribunales en diversas latitudes impiden cada año el derecho al recurso tras dictar sentencia.
9. Hoy mismo, en nuestro país, se producirán redadas y detenciones arbitrarias basadas en el aspecto físico de las personas. En el peor de los casos se saldarán con extradiciones inmediatas.
10. Para más de mil trescientos millones de ciudadanos de la segunda potencia económica mundial, ser oído públicamente y con justicia por un tribunal independiente es utópico, sin duda, no son los únicos.
11. La presunción de inocencia no puede competir con la rentabilidad económica de los juicios mediáticos.
12. Me pregunto si en algún lugar se respeta escrupulosamente la vida privada, honra y reputación de las personas. Si alguien lo sabe, le agradecería me informase.
13. También quisiera confirmar si cubanos, birmanos u otros ya tienen derecho a entrar y salir libremente de su país. En caso contrario, esta norma tampoco es universal.
14. Toda persona tiene derecho a disfrutar de asilo en cualquier país, salvo que infiera en las relaciones comerciales, claro. ¿O estamos dispuestos a asilar a un Saudí disconforme con su gobierno?
15. Para que todo el mundo tenga una nacionalidad, su nación debe ser reconocida sin embargo los mismos que suscriben la Declaración rechazan a Palestina. Supongo que siempre hay excepciones, claro.
16. Los hombres y mujeres en edad núbil pueden efectivamente casarse libremente sin restricciones de raza, nacionalidad o religión excepto que sean homosexuales. Esta norma tampoco es de aplicación en India y la mayoría de países islámicos
17. Toda persona tiene derecho a la propiedad individual, por ejemplo, a poseer un traje gris en Corea del Norte.
18. No sé si ser libres de pensar, tener conciencia o creencias religiosas es un tema psíquico o jurídico pero manifestarlo públicamente es engorroso. Si yo fuera profesor de física en un colegio católico evitaría confesar públicamente mi ateísmo. Si fuese Iraní me limitaría a hablar de caviar.
19. Veinticinco países mantienen un férreo control y censura sobre Internet. Se establecen fronteras digitales para mil millones de personas que no pueden ni deben recibir o difundir informaciones.
20. Las personas tienen derecho a reunirse libremente salvo en los sitios donde tienen la obligación de no hacerlo o en los momentos en que resulte inapropiado. No pueden ser obligadas a pertenecer a una asociación. Bueno, si son menores de edad sí, en ese caso se les puede imponer la pertenencia a una iglesia o club de fútbol.
21. Obviando las dictaduras más feroces, me pregunto si todos los habitantes de la Federación Rusa, miembro del consejo de seguridad de la ONU, tienen acceso al gobierno o función pública de su país y si su sistema electoral garantiza esas libertades. Hasta hace poco nadie dudaba de las "democracias" libia, tunecina o siria.
22. Malos tiempo para comentar los derechos sociales, económicos y culturales indispensables al desarrollo de la dignidad humana. Afortunadamente muchos hombres y mujeres, sí creyeron en la cooperación internacional y brotaron cientos de organizaciones no gubernamentales para cubrir en parte ese vacío.
23. Trabajo, condiciones equitativas, protección, etc. Una broma de mal gusto para todas las mujeres que conviven con la desigualdad laboral y sobre todo para doscientos millones de desempleados "censados".
24. Si fuese realista la adquisición universal del derecho al descanso y vacaciones, último escalón de la conquista del bienestar, todo lo demás se habría logrado y yo no escribiría ni este artículo ni este blog.
25. Hablar de un nivel de vida y salud adecuados resulta por lo menos amoral mientras convivamos con 1000 millones de personas desnutridas, 1.800 millones sin acceso a agua potable y 2.500 millones sobreviviendo bajo el umbral de la pobreza.
26. La educación es una conquista frágil, puede ser maleada y destruida con facilidad, el porcentaje de analfabetismo se ha reducido pero millones de personas lo siguen sufriendo por eso hay que luchar, por conquistar lo suyo y preservar lo nuestro.
27. Los intereses morales, intelectuales y materiales de autores, productores artísticos, científicos y literarios  están en peligro de extinción en el siglo XXI.
28, 29 y 30. Las obviedades generalistas alimentan hoy una Organización de Naciones cada vez menos unidas e inoperantes en asuntos relevantes y momentos claves del planeta.

Este artículo, por supuesto, es sesgado, me he referido a números netos que transformados a frías estadísticas demostrarían, al contrario de lo expuesto, que el mundo de hoy es mejor que el de ayer, por eso merece la pena defender la consecución de utopías y no dormitar mientras nuestra capacidad de destrucción siga superando con creces a la de construir.
Los padres debemos establecer normas pero deben ser claras y factibles para poder cumplirlas y nunca contradecirlas con nuestros actos. Los padres de la Declaración Universal de derechos Humanos lo hicieron bien pero los nuevos tiempos requieren de nuevos padres, como bien nos recuerda de vez en cuando Hessel.



PD: Imposible enlazar todas las referencias pero sí agradecer a la red darme acceso a las informaciones de OIT, FAO, Le monde diplomatique y Foreign Affairs. También agradecer a Pablo  darme acceso a él y su "Memoria y frontera"

No hay comentarios:

Publicar un comentario