martes, 29 de marzo de 2011

Explicaciones Infantiles

¡Qué complicado resulta esclarecer las cosas cuando no tienen explicación! El pasado fin de semana, sin ir más lejos, me las he visto y deseado para explicarle a mi hijo dos acontecimientos de escasa relevancia para mí pero por lo visto muy importantes para él, estoy seguro de que todos los padres con niños en la edad de los Porqués me entenderán. Lo primero fue sencillo, dejó de salir agua del grifo de su bañera y a pesar de hacerle mucha gracia que le trasladásemos a la ducha de los mayores, necesita una razón coherente para este suceso, el caso tuvo una resolución sencilla, ya entiende que las cosas se rompen y papá no es capaz de arreglarlo todo, sin embargo cada día me reitera su desconcierto pero mis dotes fontaneriles siguen siendo escasas. Lo peor sucedió el Domingo, en esa fatídica fecha tuve que razonarle los motivos por los que debíamos abandonar el parque e irnos a cenar siendo todavía de día, en este caso entré en un laberinto sin salida, resulta frustrante intentar establecer un debate energético con una persona de cuatro años de edad, cuando uno jamás ha llegado a comprender los entresijos del cambio horario que cada año nos sacude las neuronas, él me temo que insistirá hasta obtener respuestas. En ocasiones estos personajillos demuestran una lucidez que para sí quisieran muchos adultos, pero por algún extraño motivo suelen ser los grandes olvidados de todo lo que ocurre en nuestro entorno, cuando son objeto noticioso nunca es para bien y además sólo tenemos acceso al suceso pero nunca a lo que ocurre en el interior de esas maravillosas consciencias aún sin modelar.
"El extraño caso del grifo seco" me recuerda que hace una semana fue el Día Mundial del Agua, la mitad de la población del planeta sigue sin tener acceso a ella y a diario fallecen 4.500 niños por causas directamente relacionadas con esta carencia. Imaginemos, si es posible, cómo desembrollar semejante paradoja para que la comprenda un menor:
- "Hijo mio, somos seres humanos y necesitamos este liquido para sobrevivir"
- "Y entonces, por qué no hay en el poblado papá"
- "Porque es así cariño..."
Con un poco de suerte, este crío (o cría en la mayoría de los casos) prescindirá de ir a la escuela o jugar, para dedicar la jornada a llegar a un lejano pozo no contaminado que le permita subsistir.
Quizás este titánico esfuerzo sea recompensado con una vida larga y dichosa, sería desde luego justo y deseable. Desgraciadamente tenemos que contemplar la posibilidad real de que la salud del chiquillo sólo sirva para ser reclutado por algún desalmado, pasando así a engrosar la lista de 300.000 infantes guerrilleros que actualmente participan en alguno de los conflictos armados que enrolan menores:
-"Toma tu nuevo juguete..."
-"¿Qué es?"
-"Se llama Kalashnikov y sirve para matar."
-"¿Por qué?"
-"Porque son las reglas"
Puede que nuestro niño sobreviva a esta infamia y regrese ya cómo adulto a su poblado y a lo peor allí ya no encontrará a su hermana porque un día llegaron unos soldados como él para arrancarle la infancia y la vida. Por lo menos sus padres en este caso no tuvieron que enfrentarse a la terrorífica pregunta, ella nunca tuvo ocasión de hacerla.
No tengo ingenio para inventar esta terrible historia de preguntas sin respuesta, simplemente es real, está sucediendo hoy mismo, mientras escribo, en infinidad de lugares, miles de niños sobreviven aterrorizados, sin agua, sin luz, sin casa, bajo las bombas o entre zumbidos de bala.
Pertenecemos al primer mundo, somos como corredores en cabeza que no miran nunca a los que vienen detrás, puede que todo esto nos quede muy lejano, también puede que se me tilde de agorero. De ser así, pensemos en los 100.000 niños desplazados y sin hogar a causa del seísmo de Japón, en el mejor de los casos conservan sus familias pero explicarles el desastre será ardua tarea para sus tiernas mentes, yo desde luego no sé si sería capaz de aclararle sus dudas sin saber afrontar la nueva realidad y a sabiendas de que diga lo que diga su escala de valores y seguridades ya nunca será la misma que yo tuve. Ojalá fuese como aquel imaginativo padre de "La Vida es Bella" pero no lo soy.
¿Cómo explicarle a un niño huérfano que vaga por las calles de Puerto Príncipe que no puede ser adoptado porque farragosas aunque necesarias leyes lo complican? Imposible, él nunca lo entendería sobre todo si le cuentas que el tráfico ilegal sí funciona. Pero en ocasiones, la justicia se quita la venda para poder ver la realidad, y como ocurrió hace pocos días permite que una niña pueda seguir recibiendo el cariño de los únicos padres que de verdad conoce, la utopía, en ocasiones, se abre camino.
Debo reconocer la dificultad que me supone escribir sobre cualquier tema relacionado con la infancia y por ello me disculpo por lo anárquico del post y la excesiva dureza del mismo. Para compensar, lo ilustraré esta semana con el teaser de la pelíula "Princesa de África", una obra de arte dirigida por Juan Laguna y producida por Bereberia que demuestra que las realidades más complejas pueden convertir algunos sueños en realidad  y que los niños necesitan poco para ser felices.



Ya ha llegado a España el alegato ¡Indignaos! de Stéphane Hessel, no he tenido ocasión aún de leerlo, espero hacerlo pronto y comentarlo, mientras tanto me limitaré a parafrasear su título: Indignémonos de una maldita vez, gritemos, exijamos lo mínimo exigible, démonos cuenta de que no podemos permitirnos hechos que no se puedan explicar con simpleza a un niño, esa debiera ser la premisa.

martes, 22 de marzo de 2011

Dudas

Le Penseur - Auguste Rodin
Siento que soy un tipo enormemente afortunado, no porque luzca el sol y haya comenzado la primavera, cómo ya planteé una vez, tengo la suerte de estar rodeado de seres heterogéneos que fomentan mi afición a dudar de todo y replantearme hasta la más ínfima de mis convicciones, esto que ya sucedía en mi vida real se ha visto multiplicado en mi vida virtual con herramientas cómo Twitter. Durante estas últimas semanas pienso mucho en esto, en términos globales, la evolución de los hechos que estamos presenciando ha provocado oscilaciones y giros en mis planteamientos iniciales, a nivel particular, algunos acontecimientos me han llevado a encrucijadas que me dirigen hacía caminos, hasta hace poco insospechados. Hoy mismo, con tantos frentes abiertos, no sé de qué escribir así que optaré por recapitular algunas dudas, a ver si hay suerte y alguien me las amplía.
Para empezar y con el objeto de darme a conocer un poco más y así facilitar una mejor comprensión de mis titubeos, haré una confesión pública: soy agnóstico a causa de mi carácter dubitativo, nunca me he atrevido a afirmar o negar con rotundidad la existencia de un dios y por lo tanto, aunque muy interesado en el fenómeno, prefiero mantenerme en el limbo de la duda eterna.
Entrando ya en temas mundanos, reconozco que en sólo tres días he pasado de defender con vehemencia la intervención en Libia a desconfiar de la misma, creo que el pueblo necesita nuestro apoyo pero al mismo tiempo parece evidente que nuestra ayuda tiene un precio petrolífero y que nuestras armas son del mismo modelo que las que le hemos vendido al dictador durante décadas. Además resulta muy chocante la posición de nuestra Ministra de Exteriores, por no hablar del resto, trata de convencernos de la idoneidad de la acción pero a la vez consiente que los Saudíes aplasten a los revolucionarios Bahreinis o que los Yemenís se apañen solos. En este punto, sólo cabe desear una intervención rápida y lo menos lesiva para sus ciudadanos y agradecer a mis queridos tuiteros (ellos ya saben) su valioso criterio en el debate, gracias a ellos amplio miras y sigo felizmente indeciso aunque bastante convencido de que esto se parece a Irak igual que un huevo a una castaña.
Otra de las desgracias del mes ha puesto en primera línea informativa a la energía atómica, en este caso he de reconocer que estoy gratamente sorprendido y no entiendo porque la OCDE nos sigue suspendiendo año tras año en el informe PISA, a ver si se enteran de que en este país todo el mundo es físico nuclear y experto en energía salvo yo. Parece claro que es una forma de generación eléctrica sucia y peligrosa, lo cierto es que no me agrada, pero da la impresión de que a corto plazo no existen muchas alternativas, puede que lo lógico sea trabajar por el futuro y buscar soluciones menos mortales, yo seguiré meditabundo escuchando las elevadas reflexiones que al respecto surgen en los bares durante el descanso del Madrid-Atleti y sobre todo pendiente de la opinión de los sabelotodo que cada día sientan cátedra
Por otro lado se aproxima velozmente un proceso electoral y al mismo ritmo se tambalean mis ideales más arraigados, siempre interioricé cómo una obligación cívica y democrática el ejercicio del voto pero hoy me pregunto con gran pena si en esta ocasión no sería más razonable abstenerse, puede que se hayan hecho merecedores de unas urnas vacías, desde luego se lo han trabajado. Me leo y no me reconozco así que permaneceré hesitabundo (no sé si existe el palabro pero me ha gustado) hasta el último momento, mientras tanto me encantaría que algún Gurú (es curioso que Bluf tenga también cuatro letras) me explicase, cómo se entiende que tras décadas de autocracia y una revolución modélica, el 60% de los egipcios haya decidido no expresar su opinión en el referéndum del Domingo. Yo no lo comprendo y me preocupa.
Son tantas cosas, las que me producen vacilación y perplejidad que no me gustaría dejarme ninguna. Sigo sin saber si mi vecina de arriba es mala persona o está enferma, si mi moto es un trasto o se ha gripado por mi ineptitud cómo piloto, si mis dos últimos proyectos creativos son una bazofia o el culmen del talento, si los del Banco que ya sabéis son mangantes o simplemente incompetentes, si son algunos amigos míos los que no me llaman o yo el que no les llama a ellos o si los que ostentan el poder son los que realmente lo merecen.
No tengo ni idea, pero mientras dudo me sigue asombrando y entristeciendo la sabiduría de los todólogos (no cito al inventor del término porque lo desconozco pero enhorabuena si estás ahí) y la arrogancia de los políticos, no hay más que ver sus perfiles sociales con miles de seguidores y los poquísimos seguidos siempre de su misma cuerda, ojalá hablasen menos y escuchasen más. Mi Abuelo tuvo la desgracia de participar en una guerra que le marcó y siempre decía que había que conocer al enemigo en profundidad, yo prefiero utilizar los términos adversario o discrepante, pero el concepto lo comparto. No me quedaría a gusto, si no mencionase el placer masoquista que me producen las certezas de algún celebérrimo periodista y los chapuzones nocturnos de ciertos gatos de yeso. No sé si es peor ser idiota a conciencia o morir en la ignorancia de tu propia condición, ni eso tengo claro.
¿Será posible que de la Duda surja el matiz y del matiz nazca la verdad? Quizás sea una utopía, pero lo dudo.


Lo que es casi seguro, cómo nos recuerda hoy Forges en El País, es que las guerras son siempre terribles y que el auténtico valor no lo dan las armas, este antiguo vídeo, para mi simboliza el coraje, observad las caras y decidme quién tiene más miedo...

miércoles, 16 de marzo de 2011

Volver a la Rutina

勇気と強さ
Todos tenemos nuestra rutina, hasta los que huyen de ella por ahogo acaban teniendo ciertas costumbres que por repetidas la conforman. Pienso que el ser humano la necesita, es inevitable intentar dotar de orden al caos y sólo lo conseguimos replicando nuestros hábitos cada día, además, podemos constatar que esto no sólo lo hacemos por obligación si no también por devoción. Llevar al colegio y recoger a nuestros niños, ir al trabajo, comer, volver, bañar y alimentar a los enanos, cenar, leer y dormir, casi todo es rutinario durante la semana laboral. ¿Pero, qué ocurre cuando llega el tiempo de asueto? Exactamente lo mismo, buscamos fórmulas recurrentes para ocuparlo, cenamos con amigos los mismos días, hacemos deporte a las mismas horas, veraneamos en los mismos lugares y si cambiamos de destinos o nos aventuramos a viajes improvisados establecemos una agenda que nos acompañará durante diez, quince o veinte días. Gracias a esto, disfrutamos y recordamos aquellos momentos imprevistos que por su singularidad rompen este orden canónico, pero los apreciamos sólo por su carácter excepcional ya que si se desbocan y caemos en una vorágine embarullada, entramos en un estado de anestesia del que no despertamos hasta que conseguimos restablecer una disciplina. Tras una noche complicada e insomne, ayer llegué a dudar sobre mi capacidad de amanecer por la mañana, pero entre pensamientos inconexos propios del duermevela concluí que no me veía con fuerzas de afrontar un Martes insólito. He observado que cuando me veo obligado a quedarme en casa por enfermedad o reposo, cosa que sucede aproximadamente una vez cada lustro, todo me resulta extraño, no sé lo que encontraré en la televisión, si bajo a la calle no me cruzo con ninguna cara conocida y si decido ensimismarme en la lectura o visión de una película, no me concentro porque mi cerebro no asimila esas actividades sin estar en su contexto habitual. Al final, me descubro mirando al infinito en un estado de letargo dificilmente comparable que me empuja a acudir a la oficina a las tres de la tarde con 38 de fiebre, en poco tiempo me encuentro mejor y desaparece la enfermedad o el cansancio.
Tras esta íntima disertación Punsetiana, todavía entre sueños, me he acordado de los más de cuatro millones de personas sin empleo cuyo reto diario es dotar de estructura a su jornada, tras el shock inicial del primer día sin una ocupación definida deben lograr la ardua y desagradecida tarea de organizar la nueva situación y establecer unas rutinas que a la postre serán sin duda el preámbulo del hallazgo de una nueva actividad laboral que devolverá a sus vidas la añorada y aburrida normalidad.
Lejos de terminar aquí, mi marea de ideas propia del estado casi alucinógeno típico de la primera fase de ensoñación, me ha llevado directamente a Japón, dónde el rápido encadenamiento de catástrofes ha provocado que cientos de miles de personas que afrontaban sus quehaceres habituales han visto como el mar devoraba sus vidas y la anarquía más absoluta se apoderaba del país más organizado del mundo y me he dado cuenta de que ante esto no hay utopías que valgan, las catástrofes son parte de la naturaleza y no son dominables, sólo nos queda la solidaridad, colaboración y ayuda urgente para que el pueblo nipón pueda recuperar la deliciosa monotonía perdida lo antes posible. Esta sociedad sin duda lo logrará y saldrá reforzada, siempre ha conseguido superar con éxito los castigos a los que ha sido sometida por su turbulenta situación geográfica y por la enajenación transitoria que sufrió el planeta hace setenta años. Por el contrario, al mismo tiempo, parece que se aleja la posibilidad de que el pueblo Libio, abandonado a su suerte por las siempre ineficaces y pusilánimes naciones unidas, pueda alcanzar (que no recuperar) unas rutinas fundamentadas en la libertad. Si no ayudamos YA a que su revolución llegue a buen fin, el proceso global de conquistas democráticas se verá irremisiblemente frenado sin fecha de reactivación.
Por fin, me dormí y pude disfrutar un Martes más, un día normal y corriente, que termina como casi todos los demás escribiendo una entrada de un blog y reflexionando sobre las cosas que no deberían suceder pero suceden. Por cierto, como en muchas otras ocasiones desde este foro, me gustaría recordar a Haiti, allí el caos sigue latente y cuantos más años pasen, más difícil será organizar unos usos y costumbre de los que ya nadie se acuerda.
Para terminar, un vídeo y tres denuncias:



UNO- Denuncio la demagogia de todos los políticos en todos los lugares: si la nuclear es buena y necesaria para nuestro sostenimiento energético lo es y punto. Pero si cómo podemos deducir de lo acontecido es peligrosa y nociva, ya lo era antes del desastre japonés, por lo tanto, aunque rectificar es de sabios, si Merkel y otros decidieron alargar la vida de las centrales y ahora se retractan acuciados por la opinión pública podemos concluir que, o bien se equivocaron entonces o bien lo hacen ahora. Demandemos seriedad y análisis.
DOS- Denuncio el aprovechamiento que los mismos Mierdas de siempre hacen de cualquier situación para escupir sus miserables y provocadoras diatribas. Muy a mi pesar tengo que enlazarlo para ilustrar mi acusación aunque no directamente a sus blogs para no darles más visitas de las que merecen.
TRES- Denuncio, por si no ha quedado claro, la inoperancia de la ONU, OTAN y cancillerías occidentales para preservar la vida y libertad de los pueblos oprimidos.

¿No es maravillosa la rutina? Que le pregunten si no a esos felices eurodiputados que con aspecto dubitativo y tras una larga semana de inacción abandonan cada Viernes su puesto de trabajo antes de tiempo...

martes, 8 de marzo de 2011

Anacronismos

Doodle 8 de marzo de 2011
Estamos inmersos en la décima semana del año, la vida va muy deprisa, es sorprendente echar la vista atrás y repasar la cantidad de acontecimientos que han ocurrido en pocos días, pero hay uno menos analizado y que sin embargo resulta sobrecogedor. En estas diez semanas el terrorismo doméstico se ha cobrado la vida de catorce mujeres, no creo necesario sacar un fría estadística de este dato ya que los números hablan por si sólos, pero antes es imperativo rendir homenaje a Ana María, Carmen, Ramona, Jennifer, Lady Jeni, María Jesús, Susana, Montse, Marilyn y otras cinco víctimas de las cuáles sólo quedan unas iniciales para ilustrar su drama vital. La RAE define el terrorismo de una manera muy clara, es la dominación por el terror y la sucesión de actos violentos ejecutados para infundir terror, por lo tanto lo primero que debemos hacer es llamar a sus verdugos por su nombre, sencillamente son terroristas y deben ser tratados social y jurídicamente como tal.
En 1981, por estas fechas, habían sido asesinados seis hombres a manos de los sicarios de la hoy agonizante ETA, esta situación hizo tambalear los pilares de nuestra reciente democracia, llegando incluso a justificar un estrambótico golpe de estado. Eran tiempos en los que el silencio causaba rubor, mientras los criminales eran protagonistas, los muertos se convertían, indecorosamente, en anónimos secundarios de la barbarie. Afortunadamente este dislate se corrigió gracias sobre todo al esfuerzo de la asociaciones de damnificados y la lucha por la dignidad de los familiares que quedaron. Debemos sentarnos y dedicar cinco minutos a imaginar que ocurriría hoy si desde el uno de Enero, esta execrable organización hubiese liquidado a catorce personas, nuestro país sin duda bajaría muchos puestos en los rankings de seguridad y libertad, estoy seguro que nuestros problemas sufrirían el efecto multiplicador de esta lacra y estaríamos asomados al abismo de la incertidumbre.
Pues bien, lo que está ocurriendo hoy es tanto o más grave, estas mujeres viven secuestradas, entumecidas de día por el miedo, y agonizantes de noche cuando llega la hora de dormir con sus carceleros que sin embargo gozan del amparo que les proporcionan el silencio de sus vecinos y la ineficaz acción de la justicia y de las bienintencionadas pero inútiles leyes que se han creado ad hoc. Es urgente empatizar con estas situaciones, pero es muy arduo, porque no tenemos imágenes hasta que ya es tarde, recuerdo en este instante las fotografías ignominiosas del trato a los presos iraquíes, o los documentos de Guántamo, fueron brutales sí, pero sin ellas nunca nos hubiéramos identificado con los damnificados y sin nuestra indignación, jamás hubieran cesado esas torturas. No nos podemos permitir esta situación ni un sólo minuto más, no sé la solución ni tengo remedios, sólo soy un blogger en prácticas, pero tengo la convicción de que todo nace de la educación y esta se fundamenta en el lenguaje, por lo tanto cuando una alimaña acabe con la vida de una mujer debemos decir que se ha cometido un atentado y entonces ya no será necesario tipificar ni diferenciar delitos, simplemente este terrorista será encarcelado siguiendo los criterios que impone el código penal a este respecto. Las mismas acciones deben tener los mismos castigos y el espacio que ocuparán durante su larga condena debe ser compartido con los reos por delitos de terrorismo, y esto no es una utopía es una necesidad.
He encontrado en El País esta desconcertante fotografía de la puerta de entrada al que fue el domicilio de Marilyn, la última fallecida el pasado lunes:


Sin duda este perro defendía la casa con firmeza sin saber que el enemigo ya estaba dentro y sin llegar nunca a comprender la crueldad del ser humano. ¿Pero, mientras tanto, a Ella, quién la protegía?
En fin, hoy es 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, me hubiese gustado hablar de los anacronismos que se siguen produciendo, de la incapacidad de alcanzar puestos directivos (sólo un 10% en España), del valor y la fuerza que han demostrado en las revueltas árabes, de mi subjetiva experiencia laboral con Ellas, siempre me han parecido más capaces y menos bocazas, y de muchas otras realidades y retos por cumplir. Quería hacer un homenaje sincero a Ellas, a esas que cuando dirigen lo hacen mejor y más barato que nosotros y cuando no les dejan lo asumen con humildad a pesar de la indignidad de la decisión empresarial, pero para eso prefiero volver al "Elogio a la mujer brava" de Héctor Abad Falciolince, él expresa mejor mis sentimientos de lo que yo sería capaz.
Aprovechando la efeméride, sólo me queda referirme a mi Santa, mi compañera, mi amante, mi amor: una heroína más, una luchadora más... Conste, que el "MI" antepuesto a algunos sustantivos pierde su significado posesivo para convertirse en una expresión cariñosa, no lo digo yo, lo dice mi admirada y referenciada RAE que por cierto, aunque en su mayoría poblada por ilustres y masculinos académicos, Academia también es femenina.
Seguro que nuestra generación verá un mundo más justo e igualitario, sólo debemos actuar y esperar, sé que sucederá.

PD: @caval100 alias Victor, enmudezco cada vez que encuentro seres con inquietudes tan afines, gracias también a ti por creer y soñar, este post también es tuyo.

martes, 1 de marzo de 2011

¡Viva la Revolución!

Tian'anmen 1989
Dedicado a  Yoani, Chen, Wael y los que están por llegar...
Muchos somos los que a lo largo y ancho del planeta dedicamos parte de nuestro tiempo libre a desahogarnos en un Blog, las motivaciones son diversas y los resultados aún más, pero la gran mayoría tenemos un punto en común, la libertad de escribir lo que nos apetece, donde queremos y cuando nos da la gana. También tenemos otra similitud, la seguridad inexorable de que antes o después, nuestras dianoias pasaran a formar parte de la basura cibernética que puebla la Red y se perderán en un limbo de miles de millones de palabras que un día fueron escritas con pasión para después perderse en el fondo de buscadores de código binario.
Sin embargo, existe un pequeño grupo irreductible, que a semejanza de aquellos Galos de Gosciny y Uderzo, desde su pequeña aldea resisten día tras día a las presiones y amenazas a las que son sometidos con la no tan vana esperanza de conseguir un mundo mejor, sus historias deben servir para comprender que las utopías son alcanzables con esfuerzo y tesón.
Yoani, reside en Cuba, es una filóloga transmutada en informática, utiliza su formación y la conexión de un hotel durante unas pocas horas al día para burlar el control estatal e informarnos de la realidad de su paradisiaca isla caribeña. Debemos detenernos aquí un momento para recordar dos obviedades, su país está gobernado por los mismos desde hace cincuenta y dos años y las libertades individuales se siguen coartando. Me pregunto, cómo es posible que el artículo de Wikipedia siga siendo tan tibio, en él sólo se utiliza la palabra Dictadura para definir los regímenes anteriores a 1959 (por supuesto lo fueron), se describe la forma política cómo Democracia Popular y se habla mucho sobre revolución y socialismo pervirtiendo el siginificado de ambos conceptos. Desde luego, debe ser un sistema perfecto, se le ha premiado el año pasado y hasta Junio con la Vicepresidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, me resulta tan chocante que acabo de decidir irme en Julio a comprobar por mi mismo los motivos de este nombramiento (Cariño, ya sabes, coge vacaciones y dile a tu madre que se queda con los niños, nosotros nos vamos a Cuba). Perdón por la interrupción, aprovecho para agradecer de antemano a los funcionarios de la embajada Cubana el amable visado que espero nos concedan, a ver si hay suerte y también dejan que Yoani nos visite. Cuando la Democracia real sustituya a la popular, tus palabras, Yoani, quedarán en la memoria e ilustrarán una nueva forma de Revolución.
Sigamos nuestro insurrecto viaje, crucemos el globo y detengámonos en la admirada y temida China, un adalid de las libertades donde los haya. Allí intenta vivir, cuando le dejan, Chen Guangcheng, no busquéis su blog, ni está ni se le espera. Este es un "videoblogger virtual", condenado a reclusión domiciliaria, ni siquiera sueña con tener acceso a Internet sin embargo, el sitio China Aid se ha convertido desde Texas en su altavoz y plataforma de difusión. Esperemos algún día poder leer directamente sus palabras de denuncia, por ahora nos conformamos con su vídeo y con las informaciones que otros nos transmiten, lo que es seguro es que estos contenidos nacidos en represión, tampoco se verán nunca condenados al ostracismo.
Aterrizamos, por último en el Cairo para conocer a Wael Director de Marketing de Google en Oriente Próximo, he enlazado a su perfil de Linkedin porque es paradigmático de la revuelta social en los albores de este siglo. Por si alguien aún no lo sabe, él fue la mecha en Egipto, sus únicas armas fueron las redes sociales y sus Tweets, sin duda se estudiarán en los libros de Historia. Por cierto, que si esto lo ha conseguido utilizando el 20% de tiempo que ofrece Google a sus trabajadores para desarrollar iniciativas personales, opino que nunca ha estado mejor utilizado este beneficio laboral que otorga el buscador. Creo conveniente ilustrar esta entrada con los vídeos de su detención y posterior liberación, por cierto, facilitada por el apoyo ejemplar que le prestó dicha compañía mientras todos los cancilleres y dirigentes occidentales permanecían vergonzante-mente callados.





Tras este breve e inconcluso recorrido por las vidas recientes de algunos héroes treintañeros, de estos auténticos JASP's (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados), reconozco que es difícil no sentirse diminuto pero a la vez recupero oxígeno, creo firmemente que necesitarán nuestro anónimo esfuerzo para que su mensaje cale y se difunda. También recuerdo algunas noches y charlas en Marruecos, Egipto, Birmanía o Túnez, en todos los casos, observando el hastío y firmeza con que se expresaban aquellas gentes en la oscuridad, creí que las cosas caerían por su propio peso. En este momento en que la paternidad me obliga a un sedentarismo forzado, mi transporte es Turbutopia, dónde siempre habrá un hueco para Ellos.
Ellos son los protagonistas y nos representan a todos.

 PD: He abandonado la repugnante temática bancaria porque he tenido la suerte de conocer esta semana a Yoani en Twitter y me inspira cosas mucho más positivas. Desgraciadamente, vistos los dramas humanos que he encontrado por doquier provocados por deleznables entidades y gestores bancarios, me temo que volveré al tema, por lo menos en FB (gracias de nuevo a tod@s por ayudarme a registrar la página) . Pido disculpas por ello. Una última cosa, un recordatorio sin importancia: Señor Presidente, los Cataríes y Emires que vienen a salvar nuestras mal gestionadas cajas de ahorro, son Monarcas Absolutos que se pasan por el forro del turbante cualquier palabra con el prefijo demo-, se lo digo despacio (a 110km/h) por si no se había dado cuenta...